NUEVO ORDEN

2020, México.

Director: Michel Franco

Guion:  Michel Franco.

Les Films d’Ici | Teorema Films

Drama | Thriller

UN FUTURO POLÍTICAMENTE PERTURBADOR

Prepárate para ver la descripción más gráfica del derrocamiento de la clase privilegiada como si fuera un agudo y sórdido impacto de bala en tu cabeza. Dirigida por el mexicano Michel Franco, la pintura verde es su sello del horror, es lo que multitudes de manifestantes antigubernamentales arrojan a los automóviles y es lo que una mujer observa que sale del grifo en su elegante baño. Momentos después, no hay duda del presagio, este no va a ser un buen día.

Desde los primeros planos sabemos que el caos está por desatarse. Todo comienza de manera prometedora para Marianne (Naian González Norvind), la hija de un rico empresario mexicano. Está a punto de casarse en una elegante casa ubicada en el Pedregal de la CDMX, una casa diseñada por su hermano arquitecto (Diego Boneta): minimalista, de tonos grises y paredes de vidrio, que recuerdan a las de “Parasite”, perfectas para vislumbrar la clase a la que pertenecen nuestros protagonistas. Invitados que disfrutan de champagne y cocaína a pesar de algunos indicadores de que este feliz evento puede no estar sincronizado con el estado de ánimo nacional.

En plena boda un querido exempleado llamado Rolando (Eligio Meléndez) llega a la puerta pidiendo ayuda económica para su esposa, una exempleada doméstica, quien necesita una operación urgente. Después de hablar con su mamá y su hermano, Marianne es la única que parece importarle la petición. Tanto así que lo convierte en su prioridad, incluso por encima de su propia boda, algo que dice mucho sobre su personaje y que nos hace recordar a Cleo de “Roma”, la trabajadora del hogar que es parte de la familia pero al mismo tiempo no. El vínculo de Marianne y su ex-nana pronto se traducirá en su salvación mientras se escabulle de la boda con su chófer con la firme misión de ayudarla.

La burbuja de la fiesta se rompe una vez que unos manifestantes cruzan el umbral de la casa. Los invitados, todos de piel blanca, son poco más que símbolos de opresión para los intrusos, que en su mayoría son de piel morena, una declaración deliberada sobre las divisiones de color en la cultura mexicana. Estas primeras escenas son aterradoras y totalmente convincentes por su frialdad inquebrantable, escenas donde el director “lucra” con el uso de la violencia, el lenguaje y el sufrimiento de la gente.

Bueno, sin irnos tan lejos, basta con prender las noticas actualmente para sentirse familiarizado por lo que vemos en la cinta, las marchas y los disturbios que han acontecido recientemente en la capital parecieran ser la inspiración cinematográfica de las secuencias de violencia. Sin embargo la sensación de miedo y tensión que provoca ver Nuevo Orden va mas allá de lo imaginable. El incidente de la casa es sólo una muestra de lo que se está desenvolviendo afuera. Para poder visualizar la magnitud de la pesadilla, Marianne y su chófer Cristian (Fernando Cuautle) serán nuestros guías por el perturbador caos del exterior.

Michel Franco se adentra en un terreno completamente inédito. En esta realidad trastornada, los ricos son secuestrados, torturados y abusados sexualmente mientras sus captores esperan el pago del rescate. En el exterior, sin embargo, la balanza parece estar igual de desigual. Ahora en el Nuevo Orden se aplican condiciones más estrictas para controlar la movilidad y el acceso a un medio de vida, hay toques de queda y permisos de trabajo que fomentan aún más la desconfianza entre los que tienen y los que no tienen. La justicia por los actos cometidos permanece ausente.

Políticamente hablando, la parte más incendiaria de la película, y con mucho la más desagradable es cuando Marianne es capturada por los revolucionarios, abusada y humillada, mostrándonos que el Nuevo Orden es aún más corrupto de lo que imaginas. Simplemente un nuevo status quo que no está siendo impuesto por una desorganizada marabunta de gente inconforme, no, esto está siendo orquestado por aquellos que deberían protegernos.

Nuevo Orden, es una mirada morbosa a una sociedad construida sobre disparidades extremas que se vende más como un presagio futurista que como una fantasía distópica. A mi parecer faltó profundidad en mostrarnos la construcción de este “Nuevo Orden”. El producto final bien logra eliminar cualquier redención de esperanza, te destripa con lo peor de la naturaleza humana, pero el diferenciador es que lo hace dentro de una escala sociopolítica mayor, y por eso, es absolutamente inquietante.

Ganadora del León de Plata en el Festival de Cine de Venecia, la historia de Michel Franco es también un ensayo con un mensaje poderoso: puede que no te guste, pero si las cosas no cambian, pronto vivirás en ella… o tal vez ya lo estemos viviendo.

CALIFICACIÓN: 🌕🌕🌕🌑🌑

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s